🚚 CONTINUAMOS DESPACHANDO 🚚 DE 1 A 3 DÍAS PRODUCTO DE LA CUARENTENA 💃💃

0

Tu carrito está vacío

noviembre 02, 2021

Una de cada tres personas puede presentar dificultades para dormir en algún momento específico durante el año, pero en Chile el 20% de la población padece insomnio crónico, es decir, tiene problemas persistentes para dormir por más de un mes, siendo los más afectados mujeres y adultos mayores.

¿Qué es el insomnio?

Se considera insomnio:

  • Dificultad para conciliar el sueño (más de 30 minutos).
  • Despertares frecuentes o despertar antes de lo que se quisiera.
  • Sueño no reparador. Siempre y cuando exista la oportunidad y condiciones ambientales adecuadas para dormir.

 

Habitualmente el insomnio suele estar producido por causas externas o internas.

Entre las causas externas por problemas de insomnio están:

  1. Movilidad constante de turnos de trabajo, y actividad laboral nocturna.
  2. Realización de largos viajes con el consiguiente cambio horario, que genera dificultad para conciliar el sueño.
  3. Problemas de salud crónicos o puntuales.
  4. Una vida excesivamente sedentaria, también está entre las causas de insomnio en adultos.
  5. Malos hábitos diarios tanto en la alimentación desordenada, y muy abultada a últimas horas del día. Además de una falta de rutina en el horario del sueño y con cambios bruscos
  6. Excesiva estimulación sensorial: abuso de aparatos electrónicos, como televisión, computador, y celular. Produciendo problemas para conciliar el sueño.
  7. Deficiente acondicionamiento del equipo para el descanso: bases de descanso poco adecuadas o deterioradas, almohadas que impiden la adaptación del cuerpo para favorecer el descanso, ropa poco cómoda para dormir bien.

¿Cómo se diagnostica?

En general, basta con una buena entrevista y exámenes de laboratorio generales. Cuando el cuadro es muy crónico, no responde a tratamiento o existen sospechas de otros trastornos de sueño asociados, puede ser necesario realizar un estudio de sueño específico.

Polisomnografía:

Examen del sueño nocturno. Se realiza un registro simultáneo de múltiples variables corporales durante toda la noche, lo que da información global sobre el dormir y diversos trastornos del sueño como ronquidos, resistencia aumentada en la vía aérea, apneas o movimientos periódicos de extremidades.

Dormir es una necesidad vital, con la que se consigue un adecuado descanso para evitar la fatiga diurna, y el deterioro físico y mental.

Las consecuencias del insomnio, según demuestran algunas investigaciones, aumenta los factores de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer.

Por eso, si tienes problemas para conciliar el sueño, despiertas muchas veces durante la noche, no duermes las horas necesarias o estás cansado durante todo el día, debes cambiar tus hábitos diarios y nocturnos.

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Suscríbete AMIGAAA